Cuando quieres entrar al mundo laboral, la mayoría de las veces te consigues con la duda de crear un currículum que sea el adecuado y te posicione como el candidato indicado para el puesto al que te estás postulando.

Dado que existe una gran variedad de tipos de curriculum que se adaptan a las diferentes circunstancias, muchas veces es difícil escoger cuál es el más apropiado para ti.

Sin embargo,  cuando buscas tu primer empleo, el modelo clásico es el tipo que más te conviene, ya que te permite mostrar de forma sencilla toda tu experiencia profesional y académica que te respalda.

Características de un Curriculum Clásico

Básicamente los modelos de CV clásicos son los más comunes y versátiles si buscas ofertas de  trabajos en sectores tradicionales, como administración, banca, contabilidad, Derecho, etc.

Son aquellos que buscan mostrar tus aptitudes, tu experiencia laboral y académica en un documento con colores sencillos como el blanco y negro. No son creativos, y por esta razón no suele usar una gran variedad en la gama de colores.

En general, este tipo de CV se basa principalmente en evaluar tus méritos personales, criterios específicos y análisis detallado antes de tu selección.

Asimismo, su mayor importancia es la gran cantidad de información que debe contener de ti como aspirante. En este caso, no debes omitir ninguna experiencia laboral o académica.

Aunque es un modelo que se basa en la sencillez, suele ser extenso y detallista, el cual permite que tu información suministrada sea una lista larga de aptitudes y títulos como candidato.

Aspectos a tener en cuenta de un curriculum clásico

Teniendo en consideración que la apariencia es un punto importante, debido a que este documento es la única forma de comunicar todo lo que sabes y representas como postulante.

Por ende, debes explicar con detalles, y de eso dependerá la garantía para que seas seleccionado para una entrevista posteriormente.

Aunque este tipo de CV suele ser considerado anticuado, es el más estándar para cualquier ocasión. A diferencia de lo que puede ser otros modelos que se basan o se realizan en acciones concretas.

Por lo menos si buscas empleos de forma general y no en un lugar de trabajo en particular, el CV clásico es una de tus mejores opciones.

Su aspecto formal y sencillo es bien recibido en empresas de cualquier índole, desde bancaria hasta empresas gubernamentales.  

En otras palabras, es un documento que lo puedes considerar fácil de leer, editar, adaptar e imprimir, porque solamente usa colores básicos.

Considerando que tu CV es tu carta de presentación debes dedicar el tiempo suficiente para lograr destacar en el mercado laboral y conseguir ese empleo que tanto anhelas.

Existen algunos consejos que puedes tener en cuenta para beneficiarte de sus ventajas. Al menos, este tipo de CV plasma de mejor manera toda la información necesaria de tu carrera.

En primer lugar, puedes colocar tus datos personales en un lugar destacado:

  • Número de teléfono.
  • Nombre completo.
  • Correo electrónico.
  • Perfil de las redes sociales o sitio web donde puedan encontrarse tu CV vía online.

Seguidamente tienes la ventaja de colocar la formación académica, la cual incluye el nombre de tu titulación, en qué institución estudiaste y el año que recibiste el diplomado.

Un CV clásico tiene el beneficio de que puedas añadir información como idiomas aprendidos, toda tu experiencia laboral, habilidades extras, entre otros apartados.

Solo tienes que recordar que cuando lo organices debe ser de forma cronológica (de lo más nuevo a lo más antiguo) y usar verbos de acción para describir tus responsabilidades y funciones de tus anteriores trabajos.

Descargar plantillas de CV clásicas

Si no tienes experiencia creando o redactando currículum, y sabiendo que no es una tarea fácil, es necesario que hagas uso de las plantillas de CV clásicas que mejor se adapte a tu situación y necesidades.

De esta manera, pueden reflejarse tus virtudes e intereses con un perfil profesional. Con estas plantillas podrás rellenar y editar rápidamente tus datos para lograr hacer una aventajada versión de tu carta de presentación (CV).